Cosas de la vida

Querido hijo:

Como hoy es domingo, me pareció buena idea dejarte esta poesía.

Te busqué

en palacios y mansiones

pero no te encontré

Te busqué

en lo más profundo de la miseria,

te encontré

en medio de animales,

desprotegido e indefenso

recién nacido

Te busque entre medallas, títulos y nombres

pero no te encontré

Te busqué entre los que sufren,

menos tienen

y son desconocidos.

Te encontré

cargando tu cruz,

consolando a todos

Te busqué

en la justicia humana más pura

pero no te encontré.

Te busqué

en la fría montaña de la injusticia.

Te encontré

en la cima

crucificado

Te busqué

entre aquellos que protestan

por el hambre, la enfermedad y la guerra

pero no te encontré.

Te busqué

entre hambrientos, enfermos y heridos.

Te encontré

dividido

en miles de hombres y mujeres

que hacían algo por ellos

Te Quiere, tu futuro padre. 4-1-09

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s