Regalos de la vida

Descubrir como Dios va tejiendo las vidas de otros y las de uno mismo, es algo muy  hermoso y casi como un sueño hecho realidad. A veces Dios me da ese regalo, como seguramente lo hará con muchos, y cada vez que lo hace, además de sentirme no merecedor de un regalo tan grande, me pone a reflexionar sobre que espera de mí y porque lo hace.

Hace ya más de diez años que me sacó al desierto, pero no me sacó solo, puso a mi lado a Gabriela, la compañera inseparable para el resto de mi vida, y al día de hoy sigue dándonos el maná cada mañana y los pájaros por la tarde. Por aquel entonces, puso en nuestro camino al padre Libio, creo haberlo dicho antes, nunca supe porque, pero desde antes de participar de las misas en Cristo Rey,  ya sentía que algo importante iba a pasarme allí. Hoy, visto en la distancia puedo decir sin dudas que fue nuestro Moisés, él nos liberó de muchas cosas y  nos acercó nuevamente al Dios verdadero; cada domingo, con cada celebración, fue puliendo lentamente y con la mano y la paciencia de un artista cada una de nuestras más duras asperezas, nos enseño que es realmente la Misa, nos hizo  degustarla, nos mostró que la Iglesia somos todos los hijos de Dios, y al hacerlo nos enseño que debíamos participar activamente en ella y no mirarla desde afuera o simplemente estando los domingos. Nos enseñó tantas cosas que llegamos a lamentarnos mucho el ya no tenerlo cuando tuvimos que dejar Fisherton.

Padre Libio Gorza destacados Canal 3

Padre Libio Gorza destacados Canal 3

Pero Dios no deja solo a su pueblo, y no nos dejó solos en el camino. Mientras el padre Libio nos soltaba la mano para que comenzáramos a dar los primeros pasos solos, el padre Carlos, como si fuese Aarón, nos tendía la otra mano para seguir acompañándonos en el camino.

Y en estos tres años compartidos con él, supimos comenzar a trabajar en una comunidad al servicio de Dios, descubrimos que el camino a la santidad puede darse en la mayor de las alegrías, me reencontré con Don Bosco (porque al día de hoy no dejo de descubrir cuantas veces estuvo presente en mi vida), fue el motor que supo poner en movimiento todo aquello que el padre Libio fue armando en nuestro interior.

Cuando hace pocos días supimos que el padre Carlos tenía nuevo destino, la historia pareció volver a repetirse. Pero algunas cosas han cambiado.

La mano del padre Carlos, es una mano mucho más grande que la del padre Libio. Es mucho más grande, porque junto a él están el padre Raimundo y el padre Jorge que se quedan con nosotros. Entonces la misa de los domingos seguirá siendo la misma porque siempre fue la misa del padre Raimundo y de los jóvenes. Esa misa hoy no la cambio por ninguna otra, aunque es cierto, alguna vez extraño las herramientas del padre Libio pasándome por encima con sus homilías.

Padre Carlos Bosio sdb y Padre Raimundo Gil sdb

Padre Carlos Bosio sdb y Padre Raimundo Gil sdb

La segunda razón es saber que en reemplazo del padre Carlos llegará a la parroquia el padre Salesiano. Jaja claro, así lo prometió él, y más allá de su broma, hay una definición que no quiero dejar pasar, quien sea que lo reemplace, podrá ser como sea, pero será salesiano y eso ya asegura muchas cosas.

Entonces hasta aquí, sabemos que en el desierto no seguiremos solos, un nuevo pastor ha de mandarnos el Señor y se unirá a los que siguen estando, y como siempre lo hace será el que trae las herramientas adecuadas para seguir trabajándonos.

Pero además, dije que Dios nos hizo un regalo y al final no he hablado aún de él.

Cuando nos fuimos de Fisherton la parroquia Cristo Rey era muy chiquita y a duras penas entrabamos en ella, pero el consejo municipal, el gobernador (por aquel entonces creo que Reuteman) y un grupo de personas importantes, se oponían a una ampliación propuesta porque significaba destruir un patrimonio histórico de la ciudad. Y, usando palabras del padre Libio, por aquel entonces ¡Gracias por oponerse! porque esa oposición entre otras cosas puso en marcha muchas otras que se hicieron realidad hoy.

Claro, porque al oponerse, hicieron que el padre, arquitectos y asesores diseñaran una nueva propuesta que no solo contemplaba el antiguo templo sino que además mejoraba la propuesta anterior.

Pero la cuestión es que ayer, el Señor nos regaló la posibilidad de estar en una Misa celebrada por el Obispo, pero concelebrada por el padre Libio y el padre Carlos, inaugurando la nueva parroquia de Cristo Rey, nada menos que en el día de Cristo Rey.

Haberlos tenido juntos en un momento como este, es como haber cerrado un ciclo con la cereza en la punta del postre, y como si esto fuera poco (dijo el vendedor, elevando la oferta), haber visitado el nuevo templo, fue algo para recordar y que voy a dejar para una próxima entrada. Hoy solo quiero decir, que nadie que pueda pasar por allí debe privarse de semejante visita. Solo el verla puede explicar lo que hoy en palabras no puedo.

Sin dudas, este 2009 ha sido muy difícil en muchas cosas, pero el Señor, ha sabido regarlo de maná. Don Bosco, esta celebración, nuestro primer grupo de chicos tomando la comunión. Nada más podemos pedirte Señor.

Graciasss Dios!!!

Graciasss padre Libio!!!

Graciasss padre Carlos!!!

Anuncios

2 Respuestas a “Regalos de la vida

  1. Pingback: Camino a las Fiestas « Compartiendo·

  2. Pingback: ¿Cual es tu historia? | Compartiendo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s