La Alegría de no ser nada

Ante tu Iglesia, Cristo, tan complicada y múltiple – Teorema, Arquitectura, Enigma, Cátedra- yo me angustio al saber que no soy nada.

Me siento más minúsculo que un átomo de polvo si levanto los ojos a la Cúpula Vaticana.

Todo: mosaicos, mármoles, vidrieras y columnas, tapices, bronces, órganos, estatuas… todo me asombra. Pero luego, todo me aplasta.

Porque debajo de la ingente Cúpula, polvo en el aire, yo no soy nada.

La Cabeza visible de su Iglesia, Cúpula viva y cerebral, es, de Roma, el Papa.

Yo sé que es mi cabeza; como a tal la venero.

Pero yo sé que en ella no soy nada.

En las circunvalaciones cerebrales de su masa encefálica, yo ya sé que no tengo para mí ni una célula, que no está registrado, ni siquiera, ni mi nombre.

Y es lógico, Señor, pues no soy nada.

No soy nada en la Iglesia Jerárquica que gobierna y manda.

Pero soy un latido, entrañable y caliente en la Iglesia que Ama.

Anónimo latido que la Iglesia de Roma no recoge, ni archiva en un electrocardiograma…

Y, sin embargo, Cristo, yo sé que ese latido se registra, a través y por medio de esa Cabeza, el Papa, dentro de otra Cabeza, la tuya, Cristo, que está más alta.

Yo no cuento en poder. Pero en Amor si cuento.

¡Aleluya Señor! Que aún sin ser nada, sé que puedo ser algo en la Iglesia que Ama.

Más abajo y más cerca de mí tengo un Obispo que es mi Pastor. Yo soy oveja de su majada.

Pero me siento anónimo, perdido en el rebaño, porque yo no soy nada.

Si me cruzara con mi Pastor en una calle, en la Iglesia, o en una plaza, no me conocería, porque nunca me presentaron.

Y es natural, pues no soy nada.

Pero en tu Iglesia puede ser el Pastor vencido en el Amor por una pobre oveja, anónima, si; pero enamorada.

Yo no cuento en poder. Pero en Amor si cuento.

¡Aleluya, Señor! Pues sin ser nada, sé que puedo ser algo en la Iglesia que Ama.

En tu Iglesia hay Concilios, Sínodos y Congresos. Conferencias Episcopales y Asambleas Diocesanas….

Dialogan y disienten. Afirman y se desdicen.

Se enfrentan y dividen en fracciones contrarias.

Yo soy un pajarillo perdido en esa fronda ciega y enmarañada, que no encuentra su rama…

Y es natural, Señor, pues yo no entiendo, ni soy nada.

Esa es la Iglesia complicada y difícil, que gobierna y que manda.

Pero yo pertenezco a la Iglesia más fácil y sencilla: la que obedece y Ama.

No cuento en el poder. Pero en Amor, sí cuento: ¡Aleluya, Señor! Que aún sin ser nada, sé que puedo ser algo, en la Iglesia que Ama.

Y hay otra Iglesia, Cristo, todavía que estudia, escribe, enseña: la Iglesia sabia.

Libros, artículos, encuestas y revistas.

Toneladas y toneladas de papel y de páginas que me angustian y apenan porque yo no sé nada.

A los escaparates de las librerías, hondos lagos de ciencia religiosa remansada, yo no puedo asomarme: me da vértigo; mi pequeñez naufraga.

Para tanta cultura, ni talento, ni tiempo, ni dinero. No tengo ni soy nada.

Pero sé que el Amor, con un solo latido, puede más que los libros; y puestos en la balanza vence al puro papel de ciencia impresa aunque acuda en toneladas.

No cuento en la cultura. En el Amor si cuento.

¡Aleluya, Señor! Que aún si ser nada sé que puedo ser algo en la Iglesia que Ama.

Yo en tu Iglesia, Señor, ni soy figura, ni sustento cargo.

No tengo voz, ni voto. Ni opinión. Ni palabra.

Por eso no protesto, pues sé que no soy nada.

Pero siento a la Iglesia como siento a mi vida.

Y la quiero, es mi madre, con toda el alma.

Por eso me da a veces tristeza viendo que tantos hombres hacen, deciden, manipulan, hablan… moldean y conforman la Iglesia con sus manos –siendo también mía-, y yo no puedo nada.

Pero luego me acuerdo de otra Iglesia, silenciosa que Ama; y que la actividad, si no se apoya y se fecunda con silencioso Amor, no vale nada.

Que a la Iglesia, en definitiva, la edifican los que Aman.

Yo no cuento en las listas de cargos y figuras.

Pero en Amor, sí cuento.

Y en las listas infinita de bocas sufridas y calladas, ¡Aleluya, Señor! Ue aún sin ser nada, sé que puedo ser algo en la Iglesia que Ama.

P. Ramón Cué

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s