Las Manos de Dios

…Toda la aventura trágica y divina de nuestra vida, está en dejarnos guiar por las manos de Dios. Pero hay en nosotros un elemento difícil, esquivo, peligroso: la libertad. Y Dios la respeta misteriosamente, infinitamente. Para conquistarnos dispone Dios de dos manos, la derecha y la izquierda que representan dos técnicas y dos tácticas. La mano derecha; es clara, abierta, transparente, luminosa. La mano izquierda busca atajos, da rodeos, es cálculo, diplomacia, no tiene prisa, si es necesario actúa a distancia y finge la voz, pero aunque izquierda no es maquiavélica ni traidora, porque la mueve el amor.

Para cada alma Dios tiene dos manos, pero las emplea de modo distinto porque todas las almas son diferentes. Con la derecha, como a palomas blancas o a ovejas dóciles, Dios guiaba a Juan Evangelista, a Francisco de Asís, a Juan de la Cruz, a Francisco Javier, a las dos Teresas. Para conquistar a Pedro, a Pablo, a Magdalena, a Agustín, a Ignacio de Loyola, Dios tuvo que emplear la izquierda. Ante la mano derecha, se rebelan, entonces entra en juego la izquierda, busca un disfraz y se trueca en rayo, en bala, trata de ser freno que nos detenga, quiere alzarnos del barro en que caímos, se nos mete en el pecho para ver si logra ablandar nuestros corazones. Sus recursos son infinitos, hoy la disimula con modernos y actuales disfraces, es el ser más actual…

Este trozo de texto corresponde a la historia de “Mi Cristo Roto” escrita hace años por el padre Ramón Cué. Es una historia maravillosa que recomiendo leer, o mirar si pueden conseguir el video (en Youtube se puede encontrar buena parte de ella). Hoy celebramos en la iglesia la Conversión de Pablo, esa conversión tan rápida y maravillosa que podemos leer en los Hechos de los Apóstoles, en realidad, a mi me gusta pensar que sucedió lentamente y no con poco trabajo de muchos cristianos y de Dios en persona. Jesús le dice claramente, ¿Por qué me persigues Pablo?, es decir, ya lo buscaba hacía tiempo, si, es claro que Jesús se lo dice porque Pablo perseguía a los cristianos, pero yo creo que haber visto a tantos dar su vida por Jesús, de la forma en que lo hacían debió haber hecho que la plantita del cristianismo comenzara a crecer en el corazón mucho antes de que Jesús se atravesara en su camino. Como las manos del Cristo Roto, la derecha preparó a Pablo, pero como se resistía a aceptar a Cristo y su Evangelio, debió entrar en acción la izquierda.

Señor, que sea más dócil a tu mano derecha, dulce y tierna que siempre está acariciándome, pero por favor, no dudes en aplicar la izquierda nuevamente cada vez que me haga falta. Por favor, no dejes que me aparte de ti jamás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s