Como alimentar el Corazón

¿Conoces las Sarracenias? Son unas flores extrañas, visualmente muy hermosas,  pero que esconden algo. Se trata de flores carnívoras…

Don Bosco al poco tiempo de ordenarse como sacerdote es invitado por Don Cafasso a visitar las cárceles. Era un lugar con corredores oscuros, paredes ennegrecidas por la humedad y muchos de los presos tenían edades entre doce y dieciocho años, su aspecto era triste y estaban desnutridos. Escribe de esta experiencia: “me horroricé al contemplar aquella cantidad de muchachos de ingenio despierto, que estaban allí ociosos, picados por los insectos y faltos en absoluto del alimento espiritual y material”. También comenta más tarde que lo que más le impresionaba era como muchos al salir estaban dispuestos a cambiar de vida, aunque no fuera más que por miedo a la prisión, pero al poco tiempo terminaban de nuevo allí. Desde que los conociera, Don Bosco comienza a visitarlos asiduamente, recibe no pocos insultos y malos tratos, pero igual insiste en enseñarles el catecismo y en hacerles comprender la dignidad del hombre. Poco a poco se irá haciendo amigo de muchos y es bien conocida aquella anécdota en que sacó a pasear a los presos durante todo un día sin custodia y regresaron todos.

La planta que es muy hermosa, pero esconde algo que puede parecernos muy feo, en realidad es su forma de sobrevivir. Los jovenes que iba encontrando Don Bosco tanto en la calle como en las cárceles, en apariencia eran malos, delincuentes, analfabetos; sin embargo la descripción que hace de ellos es muy diferente, él los ve ingeniosos y si son delincuentes o vagos es solo porque se los tiene ociosos y abandonados pero no porque ellos deseen ser así; y lo demuestra acercándose a ellos y dándoles Amor, educación, mostrándoles que pueden tener dignidad, que no son lo peor de la sociedad.

Don Bosco me muestra en esta actitud como llevar a la practica el Evangelio de hoy (San Marcos 7, 14-23), Jesús nos dice claramente: “ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre”. Y es que la planta aunque me parezca horrible su forma de sobrevivir, no se distancia mucho de la forma en que nosotros también nos alimentamos, sin embargo ella, la devuelve en belleza, ya que no tiene sentimientos como los que luego enumera Jesús. Y muchos seres humanos a veces tienen esos sentimientos y actitudes (malas intenciones, fornicaciones, robos, homicidio, adulterio, avaricia, maldad, engaño, deshonestidad, envidia, difamación, orgullo, desatino) porque de eso se han alimentado o han sido alimentados durante mucho tiempo, pero basta que reciban Amor, Cariño, Cuidado, Calor, Protección, Seguridad, Alegría, para que sus corazones cambien, aunque muchas veces lleve tiempo y mucho trabajo.

Señor, enséñame a dar siempre cosas buenas a los demás para que ellos también me alimenten puramente y si en algún momento sale de mi corazón algo impuro, por favor, dale a quien lo reciba un corazón tan puro y santo como el Don Bosco para que me ayude a depurar rápidamente esas impurezas.

Anuncios

2 Respuestas a “Como alimentar el Corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s