Continuando la película de ayer

En mi publicación de ayer recomendaba una película, “El Rito”, esta película la vi hace ya cosa de un mes atrás pero me había olvidado de comentarla y cuando pude hacerlo me pareció que en medio de la Cuaresma no era el mejor momento, ayer un post del padre Fortea sobre la película (cabe aclarar para quien no lo conoce, que el padre es Exorcista, por lo tanto su juicio es de valor en este caso) me la trajo a la memoria. Algunas cosas que comentaba el padre eran:

“Ayer fui a ver la película EL RITO. Me saque la sotana para que no pensaran en el cine que yo formaba parte de algún concurso o alguna promoción. Asimismo por no asustar a las personas de mi alrededor.

Me pareció una película que hará mucho bien, muy recomendable. Es verdad que no es precisa y perfecta como un documental. También es cierto que los documentales suelen ser más imprecisos que las películas. Pero a pesar de todo me pareció una película recomendable…

El color de la cara de las personas durante los exorcismos no cambia en el modo que nos muestra la película. Tan solo se congestiona la cara por el esfuerzo, pero no ocurre un cambio como en EL EXORCISTA o EL RITO.

La película EL EXORCISMO DE EMILY ROSE es más exacta que esta última entrega.

Vomitar objetos es algo que ha sucedido alguna vez, pero no es normal. Los objetos vomitados son de muy pequeño tamaño.

Que el exorcista quede poseso no es algo que haya conocido, y he conocido a muchos.

El conocimiento de las cosas ocultas alguna vez puede acaecer, pero como excepción. Las puertas no se cierran solas durante un exorcismo…

Hasta aquí el padre Fortea y lo que quería decir hoy sobre esta película, mañana tal vez siga un poco más.

Cambiando de tema, también ayer me entere de la triste noticia de la partida de alguien a quien quería mucho. Triste porque cada vez que alguien joven se va de entre nosotros, a uno le queda la sensación de que esa persona tal vez no pudo hacer o disfrutar todo aquello que hubiese hecho si se quedaba más tiempo. Unas horas antes de enterarme de la noticia, y quien sabe porque coincidencia, pensaba que en el Evangelio muy pocas veces se menciona los sentimientos de Jesús tan claramente como ante la muerte de Lázaro, allí dice: “…y Jesús lloró…”  es decir, ante la muerte el mismo Dios se entristece, aún sabiendo que Él tiene pleno y absoluto poder sobre ella. Cuando me enteré de la noticia, volvió a mí este pensamiento y también el cómo había terminado la historia, “…y Jesús lo llamó nuevamente a la vida…” entonces sentí que este querido amigo ya estaba mejor y pude imaginarlo sentado junto a Cristo tomando mates y charlando sobre River y Boca como lo hacía conmigo, contándole cosas del campo y a Jesús abrazándolo y sacándole una hermosa sonrisa como la que solía llevar siempre y repartir entre sus compañeros y amigos. Dejó en mi corazón hermosos recuerdos y gratos momentos que nunca voy a olvidar y que espero algún día volvamos a vivir cuando nos encontremos junto al fogón, allá en la VIDA nueva, en esa que no tiene fin y que todo es alegría, donde las enfermedades ya no tienen poder sobre nosotros. Hasta cualquier momento querido amigo y alumno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s