Embarazo, San Ramón y otras cosas

No recuerdo si he contado lo que nos pasó el día que supimos que estábamos embarazados, pero como viene al día, no está demás repetirlo en todo caso.

Hoy la iglesia recuerda a San Ramón  Nonato, un santo del que había escuchado mencionar muchas veces, pero que realmente conocí su sorprendente historia recién cuando hace unos  años atrás la revista Gente y Rocío Sueiro publicaron un librito con su vida. (Si no la conoces te invito a buscarla en internet, no vas a dejar de sorprenderte desde el principio al final)

Volviendo sobre los hechos, decía que un martes por la mañana fuimos al laboratorio para que le tomaran a Gaby una muestra de sangre por pedido de la doctora, la verdad los dos esperábamos con mucha esperanza y nerviosismo los resultados de ese análisis, pero también teníamos muchas dudas, porque previo a la visita con la doctora del día anterior (visita programada desde hacía tiempo) ya habían pasado dos test de embarazo que habían dado negativos y todos los demás síntomas indicaban que eran correctos, hasta tal punto que Gaby había comenzado con los medicamentos que la doctora le daba para el caso de que no quedaba embarazada. Mientras caminábamos al laboratorio, pasamos delante de un contenedor de residuos y como tantas veces había parte de la basura desparramada alrededor; mientras pasábamos me llamó la atención un papelito mezclado entre medio pero seguimos caminando, aunque algo en mí –no sé qué- me obligó a volverme a los pocos pasos y observar mejor ese papel. Se trataba de una  estampa de San Ramón Nonato, la levanté le quité la tierra con las manos y se la dí a Gaby, que desde ese momento la lleva siempre con ella. En ese momento ninguno de los dos dijo nada, pero en el corazón sentimos que no era casual, que el santo había sido enviado porque íbamos a necesitar de su ayuda. Y ciertamente que lo está haciendo, él y toda una armada compuesta por María Auxiliadora y los santos Dominguito Savio, San Gerardo Mayela –ambos patronos y protectores de embarazadas y niños- y Tarcisio la acompañan día y noche donde sea que valla; basta recordar la balacera de hace unos meses atrás para comprobar cuanto la protegen a ambas todos juntos.

Y quiero cerrar esta entrada de hoy con dos oraciones de la liturgia de la misa de hoy. La primera de la oración de colecta: Dios todopoderoso, de quien procede todo bien perfecto, INFUNDE EN NUESTROS CORAZONES EL AMOR DE TU NOMBRE, PARA QUE, HACIENDO MÁS RELIGIOSA NUESTRA VIDA, ACRECIENTES EN NOSOTROS LO QUE ES BUENO Y LO CONSERVES CONSTANTEMENTE… La segunda, parte del Salmo: Te daré gracias eternamente por lo que has hecho, y proclamaré la bondad de tu nombre delante de tus fieles.

Anuncios

2 Respuestas a “Embarazo, San Ramón y otras cosas

  1. Pingback: Recuerdos « Compartiendo·

  2. Pingback: Mis Santos | Compartiendo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s