Pica Dios 2

En mi anterior entrada contaba como Dios nos había respondido a una pregunta en un encuentro de catequesis. Hoy te cuento otra.

En estos tiempos es muy común recibir por email, escuchar en diferentes programas, leer en artículos, etc. Algo sobre los Ángeles, aunque no siempre realmente eso está basado en las enseñanzas de la Iglesia Católica Apostólica Romana; y no es fácil para todos darse cuenta cuando es y cuando no. Hace poco, se dio una charla en la mesa familiar del domingo sobre esas cosas y la verdad es que no sabía si había dicho todo lo correcto o había sido lo suficientemente claro; por esa razón al finalizar hice para mi interior una breve oración, pidiendo al Señor que encaminara las cosas de tal forma que si algo no había quedado claro o no lo había dicho correctamente, se aclarase. La respuesta, en este caso se demoró hasta el sábado siguiente, por la tarde, cuando nuevamente recibí el semanario Cristo Hoy, allí estaba, un artículo que hablaba sobre los Ángeles. En otra oportunidad, diría Diosidencia, y no es que no lo sea, lo es, pero además en este caso, quiero volver a decir: Pica Dios que estaba entre nosotros en la mesa del domingo y escuchó la pregunta y mi pedido.

Entonces hoy quiero cerrar esta entrada con la oración que aparece en el artículo que me gustó mucho y que seguramente puede adaptarse a muchas situaciones. La oración pertenece a Mons Roque Puyelli quien fuera primer capellán en la guerra de Malvinas y hacían siempre antes de cada vuelo la oración que dice así: “Soberano Señor, de las alturas, que en el decolaje de nuestra vida terrena nos pusiste por copiloto a uno de los ángeles custodios, te agradezco de todo corazón porque junto a él me acompañas también en cada travesía aérea que realizo, el ángel de la Fuerza Aérea Argentina.

Consciente de las emergencias, dificultades y peligros que en esta vida deben afrontar, tanto nuestras almas como nuestros cuerpos, pedimos a esos mensajeros de Dios que impidan toda interferencia del demonio que pretenda cambiar el plan de vuelo que vos, oh Señor, nos has trazado, a fin de que podamos acielizar, un día, en el hangar glorioso de la vida eterna.

Querida Virgen de Loreto, patrona de la aviación, concédenos la fidelidad a nuestra fe y la pureza de nuestro corazón a fin de que, después de nuestro vuelo final en la tierra, nos encontremos contigo en el cielo, unidos a nuestro ángel custodio, y al ángel de la Fuerza Aérea, por Jesucristo, Nuestro Señor.”

Hasta la próxima.

Anuncios

Una respuesta a “Pica Dios 2

  1. Pingback: Catequistas catequizados… | Compartiendo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s