Los Mártires del Río de la Plata

Hoy la Iglesia recuerda en el calendario a los “Mártires del Rio de la Plata”, cuando leí eso me pregunté ¿Quiénes serían esos mártires? Nunca escuché hablar de ellos. Más tarde investigando un poco pude saber que se trata de los Santos Roque González, Alfonso Rodríguez y Juan del Castillo; y en realidad ellos tres representan a otros muchos de los cuales en algunos casos, ni siquiera se tiene conocimiento.

¿Quiénes son? ¿Qué les sucedió para ser mártires? Transcribo el párrafo de la Liturgia Cotidiana que cuenta sobre ellos. “Roque González de Santa Cruz nació en Paraguay en 1596. Fue el primer sacerdote nativo del Paraguay. Ingresó en la Compañía de Jesús y durante casi veinte años se consagró a la evangelización y promoción de los indígenas en las reducciones jesuíticas. Fue asesinado traicioneramente en 1628, junto a otro jesuita, el español Alfonso Rodríguez. Dos días después, en otra reducción sufrió el martirio Juan del Castillo, quien había sido un gran defensor de los indios en contra de sus opresores.

Al terminar de leer este texto, vinieron a mi mente dos recuerdos, el primero, la película “La Misión” (Con R. De Niro) excelente película que trata de mostrar cómo fueron aquellos tiempos y que por primera vez me puso a pensar en aquella época en una forma más real y no como si se tratara de un cuento. La segunda, hace unas semanas, Eli en el colegio tuvo una clase sobre “los pueblos originarios” y esto lo pongo entre comillas porque el nombre totalmente correcto en realidad me recuerda tantos cambios de nombre que se hacen por estos días, no con santas intenciones. En estas épocas se trata de reivindicar la forma en que vivían aquellos pueblos y de decir que “la colonización” en realidad fue un genocidio. Mezclando un poco más recuerdo las palabras del padre Ignacio Peries de esta mañana: “…nunca es bueno ir a los extremos, siempre se debe buscar el medio… …solo una persona equilibrada es capaz de tener y dar paz y calma…” Entonces me pregunto ¿Por qué ahora se quiere mostrar el extremo opuesto al que se mostraba tal vez, en mi época escolar? Cuando se decía que la colonización era lo más maravilloso que pudo pasarnos y tantas otras cosas. Sigo pensando que como en todas las épocas y situaciones, hubo, hay y habrá gente buena y mala en ambos extremos. Hoy quiero reivindicar a todos aquellos que murieron para que en estas tierras tengamos una vida más civilizada, y en esto incluyo no solo a los mártires, sino también a gente como Ceferino que supo ver lo importante de la educación y a tantos inmigrantes que sin nada más que ganas llegaron hasta aquí para aportar su granito de arena en la construcción de un mundo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s