Buscando…

Pequeña e indefensa

te hundiste en las profundidades

llevando en tu esencia

la búsqueda del ser

que haría posible tu existencia.

 

Fue cuando asomaste a la vida

que el sol del mediodía

acarició tu presencia

y quedaste prendada de amor

ante tanta magnificencia.

 

Antes de cada alba despiertas

esperando ese abrazo dorado

que tu rostro a bañado

hasta haberlo transformado

en otro sol adorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s