Camino a la libertad – Día 34

Día

Seguí mi camino y dejé a Juan y Cate prometiéndoles volver en otro momento.

Y me he ido encontrando con varias personas que me han preguntado ¿Por qué dices que estas caminando a la libertad?

¿Acaso no eres ya libre? –me dijo alguien.

¿Existe aún la esclavitud? –preguntó otro.

¡Cuántas y variadas formas de esclavitud se dan hoy! ¡Cuántas veces he caído en alguna de ellas y debí ser liberado!

Esclavos del dinero todos corremos a trabajar ya no para poder vivir sino para satisfacer necesidades que ni siquiera son tales. Esclavos de la carne cuantos caen en horribles aberraciones a veces. Esclavos de la tecnología queremos tener lo último que ha salido sin saber si quiera si nos será útil…

Pero no importa lo que pienses he aquí que camino hacia la libertad, la misma que tú recibes y que todos pueden recibir si aún no lo han hecho.

 

Había caído preso de tantas de esas y otras formas de esclavitud que ya no podía liberarme por mi cuenta y mi deuda ante el juez era impagable incluso con la muerte eterna. Pero sin que yo lo pidiera apareció Él diciendo que cubriría mi cuenta.

-¿Qué ofreces para pagar? –le preguntaron

-Mi herencia y todo cuanto tengo y soy –fue su respuesta firme y sin dudarlo.

Y sin liberarme,

a Él libre como estaba,

lo ataron de pies y manos.

Arrastrado a golpes

fue llevado ante un jurado

para ver si realmente

podía pagar lo que por mí había ofrendado.

Se le inventaron cargos

y todo momento de Él,

el más inocente y libre de cargos,

se burlaron y hasta lo condenaron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s