Camino a la libertad – Día 41

Día

Habiendo juzgando y condenado sin ninguna razón  a mi libertador, lo arrastraron ante otro juez para conseguir su muerte.

Ellos que se decían tan sabios y poderosos, capaces de discernir entre el bien y el mal, NO ERAN LIBRES de decidir y ejecutar la pena de sus prisioneros.

Y ante un nuevo juez fue expuesto a humillarse, mas como este  no quería involucrarse, lo mandó enseguida con otro que no tenía por importante y así en definitiva continuó el maltrato denigrante.

Él, sin embargo, que hubiese bastado un simple pensamiento para terminar con todo, decidió entregarse y dejar que ellos descubrieran hasta donde los dejaba libres, realmente LIBRES de decidir y hacer incluso con quienes ellos no tiene poder.

¡Cuánto más soportaras mi Dios y mi Rey por liberarme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s