A pan y agua…

A pan y aguaEl domingo comentaba sobre las abstinencias siguiendo el texto del Evangelio y los tiempos en que estamos.

https://jorgeomunoz.wordpress.com/2013/02/16/a-veces-me-dan-ganas-de/

Hoy encontré un Post del padre Fortea que habla del tema y me parece interesante compartirlo por la propuesta completa que ofrece siguiendo las enseñanzas de la Iglesia.

El post es del 14 de febrero y se titula “Tipos de ayuno y abstinencia”

Algunas personas querrían ayunar, pero nunca se encuentran con fuerzas para hacerlo. Aquí ofrecemos sugerencias de ayunos y abstinencias para que cada uno pueda ofrecer a Dios esta santa práctica. De las seis posibilidades que ofrecemos, unas son más duras y otras más leves. Lo importante es que cada uno vea qué está a la medida de sus posibilidades.

Salvo dos días en cuaresma, no es obligatorio ayunar. Pero la Iglesia nos anima a hacerlo. Las siguientes posibilidades ayudarán a que todos puedan unirse a la penitencia del ayuno o la abstinencia.

El ayuno tiene indudables efectos espirituales. Uno de ellos es que llena al alma de gusto por las cosas del Reino de los Cielos. Con una medida tan simple, es siempre sorprendente como el espíritu se fortalece.

Si quereis hacer también vosotros esta santa práctica que Jesús nos enseñó con su vida, sabed que a mi entender hay tres tipos de ayuno:

El ayuno eclesiástico: Es el de el Miércoles de Ceniza o el Viernes Santos. Consiste en hacer una sola comida normal en el día, y una frugal colación a la hora del desayuno y de la cena. Por ejemplo, una fruta, o un poco de pan, o un yogur.

El ayuno a pan: Consiste en hacer tres comidas al día, pero sólo a pan y agua.

El ayuno de la cena: Consiste en irse a la cama sin cenar. Este ayuno se puede hacer dos o tres veces a la semana. Pudiéndose tomar una fruta a la hora de la cena si se desea. Otras personas pueden preferir el ir al trabajo sin desayunar. Muchos os dirán que ir sin desayunar es una locura: que no se rinde, que después comes más, etc. Pero en las iglesias orientales ésta es una práctica común.

Este tercer ayuno es el más ligero de todos, y por tanto es un buen modo de comenzar esta práctica. Además, si vienen muchas tentaciones de romperlo, se puede huir. Es decir, se puede salir de casa a dar un paseo, o visitar a un amigo. En las grandes ciudades a veces hay iglesias con exposición del Santísimo Sacramento por la noche.

El ayuno lo hacemos por Dios. Lo importante es el agradecimiento de Dios, pero también tiene beneficios para el cuerpo. Sabed que una noche sin cenar, es medio kilo menos al levantaros por la mañana.
Si el ayuno parece una medida muy dura para empezar, se puede hacer penitencia practicando la abstinencia. Os ofrecemos tres formas de practicar la abstinencia.

Abstinencia de carne: No comer carne durante todo el día. También se puede practicar de forma más estricta, sólo comiendo vegetales ese día.

Abstinencia de pan: A algunas personas les resulta más sencillo abstenerse de pan e hidratos de carbonos, es decir, pastas y patatas. Este ayuno es recomendable para esas personas que ese día quieren perder algunas calorías.

Abstinencia de refrescos: No beber refrescos, ni café, ni nada que no sea agua. Otras personas pueden preferir el ofrecer la abstinencia de dulces. Otras pueden ofrecer el no comer nada entre horas.

Pueden leerlo y comentarlo también en su blog:

http://blogdelpadrefortea.blogspot.com.ar/

También me quedo pensando en aquellos que se matan con dietas todo el año y me miran sorprendidos cuando les hablo de ayunar dos veces en el año… 😀

ayuno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s