Los Ojos de Guadalupe

Dicen que por los ojos de una persona se puede conocer su alma, cientos de poetas han escrito océanos de letras sobre los ojos de sus seres amados. Una mirada pura es digna de la mayor confianza, sostener una mirada es signo de fortaleza y de no estar mintiendo.

Pues… los ojos de la Virgen de Guadalupe no podían ser menos, una reciente investigación ha detectado que en sus ojos quedó grabada la escena del momento en que Juan Diego entrega la tilma al obispo. Te invito a ver este video que explica todo claramente.

 

SÉPTIMO Día

Comenzar con la oración de todos los días.
Puesto de rodillas delante de María Santísima, hecha la Señal de la Cruz, se dice el acto de contrición.

Acto de contrición. Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser vos quien sos, y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Propongo enmendarme y confesarme a su tiempo y ofrezco cuanto hiciere en satisfacción de mis pecados, y confío en tu bondad y misericordia infinita, que me perdones y me des gracia para nunca más pecar. Así lo espero por intercesión de mi Madre, nuestra Señora la Virgen de Guadalupe. Amén.

Hacer aquí la petición que se desea. Rezar cuatro Salves en memoria de las cuatro apariciones y luego se reza la oración correspondiente a cada día.

¡Oh Santísima Virgen María de Guadalupe! Nada, nada veo en este hermosísimo retrato que no me lleve a conocer las altas perfecciones de que dotó el Señor a tu alma inocentísima.

Ese lienzo grosero y despreciable; ese pobre pero feliz ayate en que se ve estampada tu singular belleza, dan claro a conocer la profundísima humildad que le sirvió de cabeza y fundamento a tu asombrosa santidad.

No te desdeñaste de tomar la pobre tilma de Juan Diego, para que en ella estampase tu rostro, que es encanto de los ángeles, maravilla de los hombres y admiración de todo el universo. Pues, ¿cómo no he de esperar yo de tu benignidad , que la miseria y pobreza de mi alma no sean embarazo para que estampes en ella tu imagen graciosísima?

Yo te ofrezco las telas de mi corazón. Tómalo, Señora, en tus manos y no lo dejéis jamás, pues mi deseo es que no se emplee en otra cosa que en amarte y amar a Dios. Amén.


Terminar con un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

Si queres conocer más y mejor la historia de la Virgen de Guadalupe, contada en formato de película familiar, te invito a ver Guadalupe [DVD]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s