Caminando al Calvariae Locus – Día 10

Como ya dije en estos días quería contar historias de personas que cambiaron su forma de vida de un extremo al otro.

Pero hoy más que eso te dejo unas palabras de una de esas personas de la que contaré un poco más la semana próxima:

…en aquel año décimosexto de la edad de mi carne, cuando la locura de la libídine, permitida por la desvergüenza humana, … , tomó el bastón de mando sobre mí y yo rendí totalmente a ella!…

Y también te dejo la letra de una canción muy especial para este tiempo.

Cuántas veces siendo niño te rece
Con mis besos te decía que te amaba

Poco a poco, con el tiempo, alejándome de Ti
Por caminos que se alejan me perdí

Hoy he vuelto, Madre a recordar
cuántas cosas dije ante tu altar,
y al rezarte puedo comprender
que una Madre no se cansa de esperar

Al regreso me encendías una luz
Sonriendo desde lejos me esperabas
En la mesa la comida aún caliente y el mantel
Y tu abrazo en mi alegría de volver

Aunque el hijo se alejara del hogar
una madre siempre espera su regreso
que el regalo más hermoso
que a los hijos da el Señor
es su madre y el milagro de su amor…

¡Hermosa historia! ¿no?

Aquí te dejo un video con la canción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s