Justicia Divina

Justo ayer charlábamos con los chicos en el encuentro de catequesis sobre esta parábola que hoy nos cuenta Jesús en el Evangelio (San Mateo 19,30.20,1-16). Al terminar de leerla la pregunta fue: Que les parece ¿fue justo o no? La respuesta automática casi sin pensarlo fue casi unánime Siii…

Pero luego quise poner la mirada humana de los adultos: …pero hubo quienes trabajaron todo el día, y terminaron cobrando exactamente el mismo dinero que aquellos que casi no trabajaron y estuvieron todo el día descansando en la plaza… ¿seguro fue justo? Ahora las manos que se levantaron fueron menos que los dedos de una mano. Pero los que lo hicieron tuvieron esa mirada de niño que Jesús nos pide para entrar en el Reino, al preguntarles porque decían que era justo todos coincidieron: “Es que ya habían acordado cuanto les iba a pagar”

Entonces es claro, cuando nos ponemos a cuestionar el como paga o hace las cosas Dios, el Papa, su Iglesia, muchas veces solo estamos teniendo una mirada adulta, de esa que Jesús nos pide que debemos dejar de lado si queremos entrar en el Reino, el mismo lo dice al final de la parábola: ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno? (Me pregunto ¿no será que al hacerlo estamos queriendo ocupar su lugar y decidir quien es digno y quien no lo es? SOLO DIOS puede leer nuestros corazones)

Cerramos el encuentro cantando con este video:

Evangelio según San Mateo 19,30.20,1-16.
Jesús dijo a sus discípulos: «Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros.
porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña.
Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña.
Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza,
les dijo: ‘Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo’.
Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo.
Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: ‘¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?’.
Ellos les respondieron: ‘Nadie nos ha contratado’. Entonces les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.
Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: ‘Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros’.
Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario.
Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario.
Y al recibirlo, protestaban contra el propietario,
diciendo: ‘Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada’.
El propietario respondió a uno de ellos: ‘Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario?
Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti.
¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?’.
Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos».

¡Feliz Primavera!

¡Que tengas una hermosa semana!

Muchas Gracias Valivan por el video!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s