¿Por que alegrarme?

Muchas veces a diario suceden cosas que nos ponen tristes, de mal humor, depresivos, llenos de bronca…

Sin embargo, cuando se nos pasa, muchas veces nos reímos de la razón que nos puso en esa situación, hay una publicidad de vinos que muestra esa idea. Pero muchas veces, la razón que nos pone mal es mucho mas válida y el sentimiento dura con o sin razón, incluso cuando no lo deseamos. ¿Que hacer en esos casos?

Si buscamos en nuestro interior, en el corazón, seguro podremos encontrar aquel momento en que fuimos felices, todos pasamos al menos una vez por un momento de felicidad plena. Todos recibimos al menos una vez un regalo, ese regalo que atesoramos para siempre. Esa idea la cuenta María a un pastor en la película Natividad
Natividad. La historia [DVD]
. De eso hablaba en https://jorgeomunoz.wordpress.com/2011/12/12/preparando-un-espacio-para-el-nino-por-nacer-vi/ ciertamente alguien puede decir que no se puede vivir feliz de los recuerdos, sobre todo cuando se está mal, pero en este caso, hay algo diferente, ese regalo, “El Regalo” está pronto a llegar, en apenas 10 días Dios nacerá, Dios se va a introducir en el tiempo, para compartir con cada uno de nosotros nuestra propia vida. Y este es el truco, cada vez que estés mal debes recordar que Dios no está ajeno a tu vida, no está lejos, Él está allí a tu lado viviendo tu momento y ofreciendote su compañía y asistencia, solo tenes que cerrar los ojos y escucharlo en tu corazón.

¿Estas preparando el lugar? ¿Todavía no? No importa, hay tiempo, te muestro nuestro pesebre, podes ver la idea completa en la entrada anteriro

pese

 

Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 6-8. 19-28

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe.

No era él la luz, sino testigo de la luz. Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran:

– «¿Tú quién eres?» Él confesó sin reservas: – «Yo no soy el Mesías.» Le preguntaron: – «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?» El dijo: – «No lo soy.» – «¿Eres tú el Profeta?» Respondió: – «No.» Y le dijeron: – «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?» Él contestó: – «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías.» Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: – «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: – «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»

Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Palabra del Señor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s