La Bendición de Dios

Muchas veces podemos creer que no somos dignos ni del perdón de Dios. Tal vez creemos que ya hemos pasado los límites del perdón. Pero eso NO es así, esa es una visión humana que limita al Misericordioso AMOR de Dios, que incluso suele estar alimentado por nuestro más terrible enemigo que quiere hacernos creer en un Dios que no es ni cerca eso. Hoy quiero dejarle la catequesis del padre Meana SDB sobre la Bendición de Dios, primero los invito a ver el video y después pueden leer la letra si les parece.

Te miraré, hijo del alma,
y aunque también hayas fallado,
me enfocaré en el don que eres,
el don que en ti Dios nos ha dado.
Iré diciéndote lo bueno,
tu humilde y propia letanía
de sencilleces cotidianas
y de bondades y alegrías.

Queridos hijos, les diremos todo
lo bueno de sus vidas,
y de su edad y de su tiempo
y de sus sueños y fatigas;
y del amor que los enciende,
y del valor de las heridas…
Y al ir diciendo el bien, sabremos
que nuestra vida está bendita.

Y al ir nombrándote, hijo nuestro,
desde lo bueno, desde el “gracias”,
sabrás que te estoy bendiciendo,
y besará la paz tu alma.
Pues mientras oyes nuestro rezo
hecho mirándote a los ojos
sabrás que el Dios Bendecidor
derrama Amor entre nosotros.

“Bendecidor”: Dios de los Bienes,
Dios que diciéndolos, los crea;
“bendecidor”, quien los contempla,
los repronuncia y los recrea.
Tal es la gracia que heredamos,
tal la misión que compartimos:
contempladores-amadores
bendecidores… bendecidos.

Queridos hijos, les diremos todo lo
bueno de su vidas…

Solo falta probarlo ¿que estas esperando? Dios te espera en su Iglesia para darte esa Bendición ¡Ya Mismo!

Y si aún crees que no es así, te invito a ver una película que te va a contar casos reales Mary’s Land: Tierra De María [DVD]También podes ver después: La Última Cima [DVD]

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.

Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron:

– «Todo el mundo te busca.»

Él les respondió:

– «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.»

Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

Palabra del Señor

¡Que tengan una Feliz Semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s