¿Ya viste a Dios?

A cada momento en alguna parte del mundo se está dando una Misa y en ella, Jesús vuelve a transfigurarse (a Transustanciarse) siendo hombre se mostró Dios, siendo pan se convierte en su Cuerpo y Sangre.

Jesús quiere acompañarnos y alentarnos en todo momento a seguir adelante, sabe muy bien que el camino no es fácil, por esa razón, a los discípulos que debían jugarse más duro les mostró su rostro de Dios y todos nosotros se nos da a comer, para que podamos ser un poco Él en nuestro corazón y ser capaces de seguir intentando la vida según sus enseñanzas, ofreciéndonos a cada momento.

Suave curva de los pájaros en vuelo,
pura espuma de todos los mares.
Y tirarte algún rocío
cielo de un amanecer.

Jesús Eucaristía, infinito mar de amor.
Eres Tú, centro del universo.

Sopla en ti la fuerza de todas las brisas,
la inasible libertad del viento.
Yo la beberé en ti
sumergiéndome en ti.

Eres el silencio más ensimismado,
eres indecibles resonancias.
Como un eco inabarcable
de armonías hay en ti.

Cielo y tierra reunido como dos esposos,
materia transfigurada y nueva.
Líneas dispersas del cosmos
todas confluyen en ti.

Escucho el rumor en ti de olas y playas,
veo el brillo de un cielo estrellado.
Inmóvil vitalidad
mansa gloria en plenitud.

En ti desciframos todo el universo,
todo es belleza en tu belleza.
En ti la vida plural
halla su oculta unidad.

Hoy en ti puro amor, amor triunfante.
Amor santuidado por nosotros.
Eres tu eterno amor
y te dejas abrazar.

Yo te miro y guardas y trasciendes todo,
en tu pequeñez lo encierras todo.
Ante ti el saber es
silenciarme y asentir.

P. Eduardo Meana SDB

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.
Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús:
–«Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Ellas.»
Estaban asustados, y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube:
–«Éste es mi Hijo amado; escuchadlo.»
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó:
–«No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»
Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos»

Palabra del Señor
san Marcos 9, 2-10

transfig

¡Que tengas una semana llena de bendiciones!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s