Ekballo – ¿Que haces cada vez que…?

…-Padre… -comenzó a decir algo confuso- he sentido nuevamente esa voz, vi una luz hermosa y blanca, que aunque me cegó no me hizo daño y que luego de llamarme por mi nombre me preguntó
¿Deseas juntar o desparramar?.
Fue un momento muy especial e indescriptible para mí. Aún sigo sin poder describirlo pero también, no puedo ocultarle a usted que tengo alguna desconfianza.- Gabriel, se sinceró.
El padrecito se acercó con la mayor de las alegrías y con toda la ternura de un padre, se pusieron de pie y lo abrazó casi llorando de la emoción, lo miró a los ojos y le dijo: -Has vuelto a escuchar a Dios, Él te ha elegido para una misión muy especial.
-Pero, pero padre ¿que significa exactamente eso?
¿Porque a mí? si hasta hace poco descreía totalmente de él, y aún sigo desconfiando de muchas cosas..
-Bueno, eso tendrás que descubrirlo tú mismo, porque el Señor así parece haberlo querido. Debes saber que Él tiene sus caminos y muchas veces elige a personas como tú o como yo, débiles y por las que nadie daría mucho, para que a todos les quede claro que es Él mismo actuando en nosotros; nunca lo olvides, no eres tú, es Él y tú haces su voluntad por libre elección.
Ahora hijo, lo mejor que puedes hacer es prepararte para ser digno y fuerte en lo que te está por venir.
-Pero padre ¿a qué se refiere exactamente?- insistió Gabriel más confundido e intranquilo.
¿Como voy a saber cuál es su voluntad? ¿me va a seguir hablando? ¿me escuchó usted que le dije que estoy algo desconfiado de todo esto?
-Calma, calma, no te impacientes, ya lo sabrás todo a su debido tiempo, Dios tiene tiempos muy diferentes a los nuestros y debes aprender a vivirlos.- le dijo el curita tratando de calmarlo, a la vez que le daba unas suaves palmadas en la espalda.
Al día siguiente todo transcurrió tranquilo y apacible, se diría que fue como la tradicional idea de una vida de pueblo. Todo fue lento y relajante.
Al llegar el momento de la lectura del Evangelio, el padre leyó muy pausado y claro y mientras decía: …El. que no está a mi favor, está en contra mía, y el que conmigo no recoge, desparrama… Gabriel comenzó a sentir una sensación muy rara, como jamás había sentido, por un lado fue como si un rayo, repentino e impredecible iluminara su mente y por el otro una alegría que lo llevaba al extremo del llanto incontenible.
Ahora comprendía mejor aquellas palabras que escuchara el día anterior y que todavía recorrían sus pensamientos.
La excitación se esparcía por su cuerpo como un temblor comenzando en su cabeza y llegando hasta los pies.
Quería gritar, correr, llorar y en lugar de todo eso, allí estaba, sentado y silencioso mirando al enorme crucifijo que lo interpelaba con un grito silencioso.
Su trabajo periodístico podía ayudar a muchos a descubrir todo lo que él estaba descubriendo y sintiendo, o también podía llevar a muchos a perderse por completo y alejarse de Dios.
¡Su trabajo, debía servir para juntar y no para desparramar almas!…mano-esparciendo-arena-b-n

Meditando el Evangelio de hoy, vino a mi memoria este trozo de la novela que escribí hace tiempo descubriendo una nueva vida.

Evangelio según San Mateo 13,36-43.
Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña en el campo”.
El les respondió: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;
el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno,
y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles.
Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo.
El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal,
y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes.
Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s