Visitar enfermos

Entre las Obras de Misericordia que podemos realizar se encuentra la Visita a los Enfermos. A diferencias de las obras que ya mencione antes, esta no tiene muchas alternativas (veremos algunas) y, debo reconocer no es de la que más practico. Por esa misma razón, antes de escribir sobre ella decidí bucear un poco en internet y encontré algunas cosas interesantes que paso a detallar.

En la antigüedad era muy común encontrar gente enferma en los caminos y calles, de hecho la Biblia es una buena referencia de ello; Jesús encuentra enfermos en las plazas, caminos, los leprosos viven en lugares apartados a los poblados para no contagiar a otros, en su relato del Buen Samaritano (San Lucas 10, 25-37) vemos que el samaritano lleva al herido a una posada y encontramos allí la recomendación de Jesús de atender a los enfermos… luego, en la Edad Media, muchos monasterios fueron recibiendo a los enfermos para acompañarlos y ayudarlos en sus necesidades hasta que surgieron los hospitales y clínicas que hoy conocemos. Es decir que esta Obra de Misericordia se encuentra en nuestra tradición desde el inicio mismo.

patch¿Que opciones tengo para visitar a un enfermos?

Si dudas la Iglesia y Jesús nos llaman a ir a su encuentro personal, es el contacto físico y presente en que más ayuda y se siente, sin embargo, como vengo diciendo en mis publicaciones anteriores podemos encontrar algunas formas alternativas para quienes les es imposible hacerlo en esa forma y desean ayudar.

1- Colaborar con aquellas personas que se dedican a visitar enfermos. Estas personas donan su tiempo y seguramente necesitan ayuda para poder hacerlo. Si no podemos ir nosotros, al menos ayudando a estas indirectamente también estamos visitando enfermos.
2- Utilizar uno de tantos medios de comunicación que tenemos en estos días para contactarnos frecuentemente con las personas enfermas (redes sociales, teléfono, etc.) No es lo mismo nuestra presencia pero podremos brindarle alguna compañía.
3- Ayudarlo a tener alguien que los cuide y acompañe. En estos tiempos la medicina se ha vuelto muy costosa en casi todo el mundo, si no podemos visitar a una persona enferma, tal vez podamos ayudarla a costear su enfermedad y de alguna forma estamos visitándola y cumpliendo con esta Obra de Misericordia.

Y si vamos a visitarla ¿debemos tomar alguna cosa en cuenta?

Si no estas acostumbrado a visitar enfermos, tal vez es bueno tener en cuenta algunos consejos al hacerlo:

1- Infórmate antes sobre la enfermedad que está pasando, a veces puede que te sorprenda la forma en que lo encuentres y tus expresiones pueden hacer más mal que si no hubieses hecho la visita.
2-Preparate anímica y mentalmente. Es MUY desagradable y no ayuda usar expresiones como: ¡Como puede ser que estés así! ¿Por que Dios permite que estés en esta situación?… o incluso que las digas a los familiares que lo acompañan. La actitud y los gestos deben ser positivos para ayudar a la recuperación y a quienes ya están sufriendo al acompañarlo, no agregues más dolor o preguntas que no ayudan a sus vidas.
3- Piensa de antemano algunos temas de conversación, incluso algunas actividades que puedan realizar si es que se pueden. Imaginate llegar preparado con el último juego en tu tablet para compartirlo y lo encuentras en cuidados intensivos donde están prohibidos esos aparatos…
4- Si está en tu presupuesto puedes llevarle un presente, flores, una golosina, material de lectura… Siempre vuelve a surgir aquí el hecho de saber de antemano que cosas puedes llevar y compartir y que cosas no.
5-Tu visita puede ayudar a quien lo está cuidando para que pueda hacer algo durante tu estancia, no es mala idea combinar antes con ellos cuando ir.
6- NO reproches al enfermo por estar allí, muchas veces puede que ellos tengan algo de “culpa” (un accidente por una imprudencia, un descuido en la dieta, etc.) NO es momento para decirlo, seguramente él mismo se lo estará reprochando no tienes que añadir sufrimiento vas a lo contrario.
7- No es buen momento para sugerir medicamentos, dietas, otros médicos, ya tiene alguien que lo cuide y si generas dudas en eso tal vez tampoco lo ayudes.

Bueno, creo que es suficiente por ahora, te invito a practicar esta Obra de Misericordia que además seguramente en algún momento de la  vida también vas a necesitar que alguien la practique contigo… Ah!!! y en ese caso, es buena idea que seas comprensivo y dejes a quien te visita atenderte y darte algunos cuidados, tampoco es lindo visitar a un enfermo y que este se sienta mal por que tu “pierdes” tu tiempo acompañándolo o quien sabe que ideas se te ocurran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s