Historia de la Porcíncula y su Indulgencia

Historia de la Porciúncula

A 5 km de Asís, Italia, se encuentra Santa María de los Angeles, hermosa basílica construida sobre LA PORCIUNCULA, lugar donde San Francisco fundó la Orden de los Frailes Menores en el 1209, confiándola a la protección de la Virgen Madre de Cristo, a quien le ha sido dedicada la iglesia.
Recibió de los Benedictinos la capilla para hacerlos centro de su comunidad y vivió allí con sus primeros hermanos.
El 28 de marzo de 1211 Santa Clara recibió el hábito religioso de manos de San Francisco, dando inicio a la Orden de las Damas Pobres (Clarisas).
En 1216, en una visión, San Francisco obtuvo de mismo Jesús la indulgencia conocida como “la indulgencia de al Porciúncula” o “el Perdón de Asís”, la cual fue aprobada por el papa Honorio III.
En ella se reunía cada año con sus frailes en los capítulos (reuniones generales).
Aquí murió san Francisco.

LA PORCIÚNCULA (Santa María de los Angeles) y EL PERDON DE ASIS (indulgencia de la Porciúncula) porcincula int
En una noche de Julio del año 1216, San Francisco oraba fervientemente en su pequeña cueva del bosque. Pedía a Dios la virtud de la humildad.Se consideraba el jefe de los pecadores, imploraba a Dios Todopoderoso que tuviese Misericordia de los pobres pecadores, recordando las palabras del Señor: “a menos que hagan penitencia, todos perecerán”. Pensaba en su propia juventud, solo doce años antes había sido inquieto, frívolo, ambicioso, mujeriego, y por último, soldado. Difícilmente le daba algún momento de su atención a Dios.
Aquella noche el Señor le dijo: “Francisco, ¿quien puede hacerte mayor bien, el amo o el siervo?” Francisco guardó esta lección a su corazón y decidió poner de primero lo primero. Le preguntó al amo como podría servirle, y Jesús, lo miró con ternura y afecto y le dijo: “Repara mi Iglesia”. Desde entonces, cuando Francisco pensaba en lo delicado, bueno, y amoroso que era Jesús, rompía en llanto y exclamaba: “¡El Amor no es amado!”.
Primero tomó las palabras literalmente y con gozo reparó la capilla donde había recibido la visión. Después bajó al bosque y reparó la vieja capilla de Nuestra Señora de los Angeles, llamada Porciúncula y la tomó como lugar de vivienda.
Oprimido por el pensamiento de ser indigno ante la misión de fundar la orden religiosa, subió a una cueva en las montañas y durante una tormenta se echó al piso y, con una perfecta contricción, rogó a su Salvador que le perdonara los pecados de su vida pasada. Una dulce y gentil paz, llegó a su alma y le dijo: “Francisco, tus pecados has sido borrados.” Desde entonces, por la gratitud que sentía, ardía en deseo de obtener el mismo favor por todos los pecadores arrepentidos.
De repente sintió un impulso de ir a la pequeña Iglesia, la Porciúncula. En cuanto entró, como siempre, se arrodillo, inclinó su cabeza y dijo esta oración: “Te alabamos, Señor Jesucristo, en todas las iglesias del mundo entero. Y te bendecimos porque por tu santa cruz redimiste al mundo.” Luego al alzar su mirada, vio una luz brillante arriba del pequeño altar y en unos rayos misteriosos vio al Señor con su Santísima Madre y con muchos ángeles.
Se postró en el piso ante esta gloriosa visión y Jesús le dijo: “Francisco pide lo que quieras para la salvación de los hombres”. Sobrecogido al escuchar estas palabras exclamo: “Aunque yo soy un miserable pecador, yo te ruego querido Jesús, que le des esta gracia a la humanidad: dale a cada uno de los que vengan a esta Iglesia con verdadera contricción y confiesen sus pecados, el perdón completo e indulgencias de todos sus pecados”.
Viendo que el Señor se mantenía en silencio, se dirigio con un confiado amor a Maria y le suplicó: “Te ruego, a Ti, Santísima Madre, la abogada de la raza humana, que intercedas conmigo, por esta petición”. Entoces Jesús miro a Maria, y Francisco se alegró al ver a Ella sonreir a su Divino Hijo, como que si dijera: “por favor, concedele a Francisco lo que te pide, ya que esa petición me hace feliz a mi”.
Inmediatamente Nuestro Señor le dijo: “Te concedo lo que pides, pero debes de ir a mi Vicario, el Papa, y pídele que apruebe esta indulgencia”.
Temprano en la mañana, Francisco salio con el Hermano Maceo, a la cercana ciudad de Perugia, donde un nuevo Papa había sido electo, Honorio III. En el camino, empezó a preocuparse, ya que iba a pedirle al Papa, un privilegio muy grande para una capilla desconocida. Ese tipo de indulgencia solo se le había concedido a la tumba de Cristo, a la de San Pedro y San Pablo y a los que participaban en las cruzadas. Entonces Francisco oró arduamente a Nuestra Señora de los Angeles.
Cuando llegó el turno de hablar con el Papa, se dirigió con gran humildad: “Su santidad, unos años atrás reparé una pequeña Iglesia en honor a la Santísima Virgen. Le suplico le conceda recibir indulgencias, pero sin tener que dar ninguna ofrenda” (Francisco pensaba en los pobres).
-El Papa replicó:”No es muy razonable lo que pides, pues quien desea una indulgencia debe hacer un sacrificio. Pero, bueno, ¿de cuantos años quieres que sea esta indulgencia?
-Francisco respondió: “Santo Padre, podría usted no darle años específicos, sino almas?
-¿Que significa eso de almas, Francisco?
Ahora Francisco tuvo que elevar una oración ferviente a Nuestra Señora, ya que debía explicarle al Papa lo que significaba su petición. Con mucha humildad pero con firmeza hizo su extraordinaria petición, la que ha sido conocida como la indulgencia de la Porciúncula.

-“Yo deseo, si le parece a su Santidad, por las gracias que Dios concede en esa pequeña Iglesia, que todo el que entre en ella, habiéndose arrepentido sinceramente, confesado y habiendo recibido la absolución, que se le borren todos los pecados y las penas temporales de ellos en este mundo y en el purgatorio, desde el día de su Bautismo hasta la hora en que entren en esa iglesia.”

Impresionado por esta firme y sincera petición, el Papa exclamo: “Estas pidiendo algo muy grande Francisco, ya que no es la costumbre de la Corte Romana conceder ese tipo de indulgencia”

Reconociendo que esta oportunidad de traer gracias a la humanidad, podía desvanecerse en aquel instante, Francisco añadió con fervor y vehemencia, y con una serenidad devastadora: “Reverendísimo Santo Padre, yo no le pido esto por mi mismo, lo pido en nombre de Aquel que me ha enviado, Nuestro Señor Jesucristo”.

En ese momento el Papa recordó que su gran predecesor Inocencio III, estaba convencido que Cristo se le aparecía y guiaba de manera especial a este pequeño y santo poverelo. Movido, por el Espíritu Santo, el vicario de Cristo solemnemente declaró tres veces: es mi deseo que se te sea concedida tu petición. Pero los cardenales que estaban presente al escuchar esta innovación revolucionaria, protestaron y reclamaron al Papa que esta rica y nueva indulgencia debilitaría las cruzadas. En términos fuertísimos le exigieron que la cancelara. Pero el Papa les dijo, “yo no cancelo lo que he concedido”. -“Entonces restríngela lo mas posible”.

El Santo Padre llamó a Francisco y le dijo: “nosotros te concedemos esta indulgencia y debe ser válida perpetuamente, pero solo en un día cada año, desde las vísperas, a través de la noche, hasta las vísperas del siguiente día.”

Francisco sumisamente bajo la cabeza y después de agradecer al Papa, se levanto y comenzó a salir. Pero el Papa le llamo: “¿Adonde vas, tu pequeño poverelo? No tienes garantía sobre esta indulgencia”. Francisco se volvió hacia él y con su simpática y confiada sonrisa le dijo: “Santo Padre su Palabra es suficiente para mi, si esta es la obra de Dios es El quien hará su obra manifiesta. No necesito ningún otro documento. La Santísima Virgen María habrá de ser la garantía, Cristo el notario, y los ángeles los testigos.”
Para la solemne inauguración de este perdón en la Porciúncula, Francisco escogió Agosto 2, porque fue el primer aniversario de la consagración de esta santa capilla, y porque Agosto 1, era la fiesta de la liberación de San Pedro de las cadenas que tenía en la cárcel (Agosto 2, es el día de Nuestra Señora de los Angeles).

Condiciones para obtener la indulgencia
El Perdón de Asís se puede obtener para uno mismo o por los difuntos. Las condiciones son las prescritas para las indulgencias plenarias.
1) Visita al Santuario con la recitación de un Padrenuestro y un Credo
2) Confesión sacramental y Santa Comunión
3) Rezar según las intenciones del Sumo Pontífice.

porcincula

Los peregrinos pueden obtener la indulgencia todos los días del año.

Texto resumido de: Corazones.org, allí puedes leer con más detalles esta hermosa historia completa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s