Recuerdos de patio

Todos cuando somos chicos deberíamos vivir en una casa con patio grande…

Tuve la suerte de vivir mis primeros años en una casa con un patio grande lleno de césped y rincones de aventuras. Hoy mientras veía un gran patio se sucedieron cientos de imágenes y anécdotas que viví junto a mi hermano y otros amigos del barrio. Creo que mi vida no sería la misma sin todas esas historias a tal grado que me animo a decir que todos los chicos merecen vivirlas y no estar encerrados entre paredes o con la suerte de salir cada tanto a un parque, plaza o espacio verde.

Aquel rectángulo verde fue nuestra selva, nuestro lejano oeste con una perra como gran caballo, nuestro zoológico con un conejo al que correr, el escenario de nuestro grupo musical y hasta el espacio en el que aprendimos a ganar el dinero con el sudor laboral al tener que cortar el pasto o hasta picar piedra para hacer algunos arreglos.escanear0051

¡Cuantas aventuras volvieron! espero tener tiempo en estos días para seguir contando en detalle algunas de ellas.

Tu patio ¿es cómplice de alguna parte de tu vida?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s